DEVOCIONES DEL
TIEMPO DE CUARESMA

En la actualidad, se sigue haciendo el Vía Crucis en la localidad de Biel

En el tiempo litúrgico de Cuaresma¹, que comprende desde el miércoles de ceniza, hasta justo antes de la Misa de la Cena del Señor, en la tarde del Jueves Santo, durante buena parte del pasado siglo, y hasta finales de los ochenta, todos los viernes, a las cinco de la tarde, se rezaba el Via Crucis.

Asistían todos los niños de las escuelas, con sus maestros. Al llegar a la iglesia, las niñas se colocaban en el lado izquierdo (mirando al altar), poniéndose las pequeñas en los primeros bancos con sus maestras; y los niños en el lado derecho distribuyéndose de la misma forma. Debe destacarse, que entonces en Biel existían cuatro escuelas nacionales, y una de párvulos.


[1] Información extraída de “Curiosidades de Biel”, recopiladas por D. Faustino Casajús Solana

cuaresma
cuaresma2

También los viernes, al anochecer, se rezaba el Miserere, en el altar del Cristo “en la cama”. Para ello, se colocaba, en el pasillo central, junto a las gradas del altar mayor, la Cruz "Pesada”, con una mesa, un paño morado delante y una calavera. Desde el coro se cantaba un versículo con voces graves, y otro recitado, cantado por el sacerdote celebrante revestido con la Capa Pluvial. La música era de estilo gregoriano.

Al finalizar, una niña y un niño, de los que se preparaban para recibir la 1ª Comunión, puestos en pie, desde sus respectivos bancos, recitaban partes del catecismo que estaban aprendiendo, dirigidos por el párroco. Como el Miserere se cantaba en latín, los que no lo hacían debían rezar tres Credos, y otras tantas Salves, los Credos eran representativos de la Pasión y las Salves de los dolores de la Virgen

En la tarde del domingo de Ramos, se rezaba el rosario desde el púlpito; al final de este, se rezaban Aves Marías por los difuntos, pagando 5 céntimos por cada una. Terminado el rosario, se rezaba el Via Crucis, cantado (entre las estaciones se cantaba una letanía, en latín), por las calles de Biel, con el siguiente itinerario, que podemos seguir en la foto: 1ª estación: en la puerta principal de la iglesia; 2ª estación: en la Plaza Baja, junto al cubierto de casa Manolete se colocaba el paso de “Jesús con la Cruz a cuestas” – el Nazareno -, llevado a hombros de cuatro voluntarios, así como la “Cruz pesada” y la “Cruz ligera”, portadas por otros dos voluntarios, vestidos con túnicas moradas; 3ª estación: en la calle Mayor a la altura de la calle 1ª de Perones; 4ª estación: en San Juan, concretamente en el frontón, donde se incorporaban los pasos de San Juan, la Verónica y la Virgen de los Dolores, portados también por voluntarios, rememorándose el encuentro entre Jesús y su Madre; 5ª estación: en la Plaza Alta (al pie de casa Lanzarote), donde se incorporaba el cireneo, que ayudaba a llevar la Cruz Pesada; 6ª estación: en la calle del Burgo (junto a casa Colasillo); 7ª estación: en Campotoro (trasera de casa Galán); 8ª estación: en la “Reja” (esquina de casa el Marqués); 9ª estación: en la Plaza Baja (casa Moño); 10ª estación: en la Plaza Baja (casa Mallén); 11ª estación: en la Caudevilla (casa Machín); 12ª estación: en la calle La Torre (casa Antón); 13ª estación: en la puerta del Jardín; 14ª estación: en la Iglesia.

cuaresma4
cuaresma3

En la actualidad se sigue haciendo el Vía Crucis, tal y como se ha comentado y como puede verse en las fotografías.
En la semana de Pasión – la anterior al Domingo de Ramos -, todas las tardes al anochecer se rezaba el Rosario, dedicado a la Virgen de los Dolores, con un canto final llamado Septenario – por ser de siete días -, compuesto, su letra y música, por D. Manuel Marco (vecino de Biel).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies